domingo, 18 de marzo de 2018


Operación escape


Como un engranaje muy bien aceitado comienza la operación escape.
Descalzos, en puntas de pie, salir al patio, cruzar el tapial, trepar por las
ramas del árbol más lindo y, cual cirujanos, tocar uno a uno sus frutos
maduros. El deleite llega cuando en cada mano resbalan los granos rojos, rojos y
brillantes. Resbalan despacio y crujen los dientes, refrescan gargantas y ensucian la
ropa.
Quedamos dormidos debajo del árbol, con la cara sucia y la risa franca.
ANA MARÍA CAILLET BOIS
Argentina
Facebook: www.facebook.com/ana.cailletbois

Para el Tintero de oro

35 comentarios:

  1. Me has recordado a las travesuras que hacíamos los niños en el pueblo. Gracias. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. . Esto es real,lo hacíamos con ,mis hermanos.Gracias a vos y.... suerte.
    Besos Ana María Caillet Bois

    ResponderEliminar
  3. Recordando las travesuras de la infancia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. A todos nos trae recuerdos de la niñez una escena así ¿quién no la ha vivido? con tu relato he viajado varios años atrás. Un saludo Ana, y suerte en el Tintero.

    ResponderEliminar
  5. Escenas de la niñez que a todos nos traslada a aquellos años donde robar fruta era algo divertido.
    Un saludo Ana y suerte en el concurso del T. de Oro.
    Puri

    ResponderEliminar
  6. ¡Y qué felicidad! Un cuento que nos transporta a la niñez. Aún hoy mi hermano dice "si las naranjas no son robadas de un huerto (4 o 5, claro) no son tan buenas" ;-)

    Un beso, Ana María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene razón tu hermano , reran mas ricas.
      Abrazos Ana María

      Eliminar
  7. Hola Ana Mª y que sensación de libertad ese "operación escape", no hay nada como subirse a un árbol y hartarse de fruta, para descolgarse luego por una de sus ramas, "saltando" la tapia después jeje. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias y suerte en el concurso
      Ana María Caillet BOIS

      Eliminar
  8. Fresca sensación de libertad la que transmites en este cuento. Muy bonito, Ana. Te deseo mucha suerte en el concurso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Amiga Ana María, nos has llevado a unos días en que nuestra niñez o adolescencia se veía muy bien representada en el disfrute de esas cerezas, o moras, o la fruta que fuera, que tan bien nos sabían siempre. Hoy, en muchos casos, las manos están ocupadas con los dioses dictadores del siglo XXI, los "nosequefones", ¡lástima! Nostálgico tu micro, sí...
    Te deseo mucha suerte en el "Tintero".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Ana María, una escena preciosa, la infancia, esa época que vuelve a nosotros al leer este micro..Me llega mucho, las travesuras, ese tiempo mágico. Me encantó. un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Miry me alegro que te haya gustado
      Ana María

      Eliminar
  11. Gracias, Ana María, por participar con este relato en El Tintero de Oro. Un abrazo y suerte!

    ResponderEliminar
  12. Una bella operación rescate que todos quisiéramos revivir.
    Un abrazo y suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
  13. ¡Pero qué bonito Ana María! No se puede decir más con menos palabras. Es además tremendamente visual y vital. El espíritu de los niños es tal como lo has contado.
    Un abrazo de los grandes y suerte en el tintero compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tara, me alegra mucho que te4 haya gustado
      Un abrazote

      Ana María Caillet Bois

      Eliminar
  14. Algunas veces las cosas pequeñas de la vida son las que realmente producen disfrute y nos conectan con ella completamente. Tu micro está lleno de sensaciones, Ana María, y eso es muy difícil con tan pocas palabras. Muy bonito, me ha gustado mucho.

    Un abrazo y mucha suerte en el Tintero :))

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado, Ana María
    Un micro visual lleno de sentimiento.
    Un abrazo y suerte

    ResponderEliminar
  16. Respuestas
    1. Gracias David Serrano
      abrazos
      Ana Maía Cailllet Bois

      Eliminar
  17. Hola, Ana María:
    Un micro con la elegancia de la poesía y la alegría en el asunto: la niñez, la felicidad, la inocencia, la paz...
    Suerte en El Tintero
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Gracias Juan Carlos.
    Suerte en el concurso
    Abrazo fuerte
    Ana María Caillet Bois

    ResponderEliminar
  19. Me encanto la forma de expresar la ternura en tu mágico y maravilloso micro.
    !Suerte en el concurso!
    Abrazo

    ResponderEliminar
  20. gracias a todos los comentarios Me alientan a seguir escribiendo.

    ResponderEliminar
  21. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  22. Un viaje y paseo por la niñez!!!!!!!! encantador! felicitaciones!!!!

    ResponderEliminar